240 páginas

Paper back

 

Incluso estando en pareja; aunque tengamos un trabajo; una familia; nos sentimos solas.

Las mujeres transitamos este mundo cargando mandatos patriarcales: ser buena esposa; buena madre; buena hija. Desde siempre cargamos con una enorme cantidad de exigencias sobre nuestro cuerpo; nuestro comportamiento; lo que se espera de nosotras. Estamos solas porque crecemos alejadas de nuestro propio deseo; separadas unas de otras; exigidas al máximo para encajar en los moldes que la sociedad nos impone.

Flor Freijo hace un repaso interesantísimo por la cultura; la política; la industria del entretenimiento; para averiguar cuándo fue que nació esta diferencia social; que nos ha convertido en ciudadanas de segunda: con menos derechos; menos ingresos; menos justicia. Con casos concretos de la historia y el presente; deconstruye los mandatos que se presentan como ¿naturales¿ y juegan en contra de las mujeres.

No nos demos por vencidas. Tomar conciencia es el primer paso hacia la libertad.

¡Al silencio y a la soledad; nunca más!

Solas (aun acompañadas), de María Florencia Freijo (2019)

$960
Sin stock
Solas (aun acompañadas), de María Florencia Freijo (2019) $960

240 páginas

Paper back

 

Incluso estando en pareja; aunque tengamos un trabajo; una familia; nos sentimos solas.

Las mujeres transitamos este mundo cargando mandatos patriarcales: ser buena esposa; buena madre; buena hija. Desde siempre cargamos con una enorme cantidad de exigencias sobre nuestro cuerpo; nuestro comportamiento; lo que se espera de nosotras. Estamos solas porque crecemos alejadas de nuestro propio deseo; separadas unas de otras; exigidas al máximo para encajar en los moldes que la sociedad nos impone.

Flor Freijo hace un repaso interesantísimo por la cultura; la política; la industria del entretenimiento; para averiguar cuándo fue que nació esta diferencia social; que nos ha convertido en ciudadanas de segunda: con menos derechos; menos ingresos; menos justicia. Con casos concretos de la historia y el presente; deconstruye los mandatos que se presentan como ¿naturales¿ y juegan en contra de las mujeres.

No nos demos por vencidas. Tomar conciencia es el primer paso hacia la libertad.

¡Al silencio y a la soledad; nunca más!