168 páginas

Editorial Leteo

Tapa blanda con solapas

 

“Jean Cocteau fue un viajero impenitente y sin mapas, que puso su genio al servicio de una contradicción permanente. Poeta, novelista, dramaturgo, coreógrafo, cineasta… Cocteau es ese viento intenso y fosforescente, un camaleón sensible cuya densidad impide el reduccionismo. Una figura proteica, centelleante, oblicua (…)

Cocteau esboza su “teorema”: la poesía no es un juego de la inteligencia, sino una actividad sagrada cuya riqueza dormita en lo más profundo de uno mismo. Este descubrimiento le impone a lo largo de su vida una actividad sin puntos de reposo.

Para Cocteau, noche, alma y sueño son puntos de referencia, faros en el cosmos, guías para un hallazgo ignorado.” Christian Kupchik

 

“Una leyenda creada por espíritus tímidos, atraídos y asustados a la vez por una de las personalidades más interesantes del momento, ha querido pintar a Jean Cocteau como un enfant terrible que rompe sus ferrocarriles de cuerda y tira de las blancas barbas con una irreverencia deliciosa.

Otros creen reconocer en él una mentalidad tremendamente inquieta, que realiza increíbles equilibrios sobre el hilo tenso del modernismo, asiendo la sombrilla chinesca —artefacto abigarrado y frágil— de la forma nueva.

Cocteau deja hablar y sonríe.” Alejo Carpentier, 1927

Secretos de belleza, de Jean Cocteau (2019)

$920
Sin stock
Secretos de belleza, de Jean Cocteau (2019) $920

168 páginas

Editorial Leteo

Tapa blanda con solapas

 

“Jean Cocteau fue un viajero impenitente y sin mapas, que puso su genio al servicio de una contradicción permanente. Poeta, novelista, dramaturgo, coreógrafo, cineasta… Cocteau es ese viento intenso y fosforescente, un camaleón sensible cuya densidad impide el reduccionismo. Una figura proteica, centelleante, oblicua (…)

Cocteau esboza su “teorema”: la poesía no es un juego de la inteligencia, sino una actividad sagrada cuya riqueza dormita en lo más profundo de uno mismo. Este descubrimiento le impone a lo largo de su vida una actividad sin puntos de reposo.

Para Cocteau, noche, alma y sueño son puntos de referencia, faros en el cosmos, guías para un hallazgo ignorado.” Christian Kupchik

 

“Una leyenda creada por espíritus tímidos, atraídos y asustados a la vez por una de las personalidades más interesantes del momento, ha querido pintar a Jean Cocteau como un enfant terrible que rompe sus ferrocarriles de cuerda y tira de las blancas barbas con una irreverencia deliciosa.

Otros creen reconocer en él una mentalidad tremendamente inquieta, que realiza increíbles equilibrios sobre el hilo tenso del modernismo, asiendo la sombrilla chinesca —artefacto abigarrado y frágil— de la forma nueva.

Cocteau deja hablar y sonríe.” Alejo Carpentier, 1927