216 páginas

Editorial Sudpol

Tapa blanda

 

Al salir de La Habana, de esa ciudad fantástica que ha sido mi hogar y mi cárcel eterna, la luz de mi vida y las sombras y las tristezas, no sabía aún que en el camino me esperaba de forma irreversible esta necesidad de escribir.

Emprender el viaje, abandonar el malecón y mis viejas memorias habaneras, desde la abuela Marta hasta la última nota de una canción, me trajo las mayores penas, pero fue la palanca para contar lo que marcó mi vida, la de mi familia y la de los cubanos en las postreras décadas del siglo xx y lo que va de esta centuria.

Este es un canto por la ciudad mágica y un réquiem por los sueños de todos los que han buscado un asidero, dentro y fuera de sus murallas, donde Yemay ha tenido que cumplir el papel de madre adoptiva en demasiadas historias, como para que se nos olvide.

Nostalgias de la Habana, de Gabriela Guerra Rey (2020)

$1.000
Nostalgias de la Habana, de Gabriela Guerra Rey (2020) $1.000
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • JUANA MARGINATA LIBROS Podés retirar por nuestro domicilio, estamos a tres cuadras de Acoyte y Rivadavia. Una vez realizada la compra te enviamos la dirección y coordinamos el horario. Estamos de lunes a viernes de 14 a 20 y sábados de 11 a 15 hrs.

    Gratis

216 páginas

Editorial Sudpol

Tapa blanda

 

Al salir de La Habana, de esa ciudad fantástica que ha sido mi hogar y mi cárcel eterna, la luz de mi vida y las sombras y las tristezas, no sabía aún que en el camino me esperaba de forma irreversible esta necesidad de escribir.

Emprender el viaje, abandonar el malecón y mis viejas memorias habaneras, desde la abuela Marta hasta la última nota de una canción, me trajo las mayores penas, pero fue la palanca para contar lo que marcó mi vida, la de mi familia y la de los cubanos en las postreras décadas del siglo xx y lo que va de esta centuria.

Este es un canto por la ciudad mágica y un réquiem por los sueños de todos los que han buscado un asidero, dentro y fuera de sus murallas, donde Yemay ha tenido que cumplir el papel de madre adoptiva en demasiadas historias, como para que se nos olvide.