128 páginas

Editorial Mansalva

Tapa blanda

 

La poesía de Lamborghini interpela de inmediato por lo hipnótica y 

fronteriza. Sus poemas buscan recrear una perplejidad en la relación 

con el lenguaje y, por ende, con el mundo, a través de ese detenerse y 

entrecortarse, permitiendo una experiencia microscópica inscripta en el 

presente por velocidad y materialidad, por su llamar la atención sobre 

lo que es posible experimentar en una sílaba. A la vez, exigen asumir el 

espesor histórico de la lengua y el fantasma constante de su relación 

con el “afuera”, bajo el paradójico gesto de trabajar 

descontextualizando, cruzando archivos, incluso “olvidando”, no 

sabiendo, acumulando distorsión. En su remisión a partículas 

elementales, en su llamado de atención materialista sobre el lenguaje, 

gesto que espacializa y permite ver de qué frágil materia está hecho el 

poema, las reescrituras también se cargan de sentido al máximo y 

oscilan entre la irrisión crítica y la intensi cación pasional 

constituyendo una suerte de estilo mutante, con un conjunto de rasgos 

característicos que, a la vez, se niegan a establecerse del todo.

 

Gerardo Jorge

El genio de nuestra raza (las reescrituras), de Leónidas Lamborghini

$920
El genio de nuestra raza (las reescrituras), de Leónidas Lamborghini $920
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • JUANA MARGINATA LIBROS Podés retirar por nuestro domicilio, estamos a tres cuadras de Acoyte y Rivadavia. Una vez realizada la compra te enviamos la dirección y coordinamos el horario. Estamos de lunes a viernes de 14 a 20 y sábados de 11 a 15 hrs.

    Gratis

128 páginas

Editorial Mansalva

Tapa blanda

 

La poesía de Lamborghini interpela de inmediato por lo hipnótica y 

fronteriza. Sus poemas buscan recrear una perplejidad en la relación 

con el lenguaje y, por ende, con el mundo, a través de ese detenerse y 

entrecortarse, permitiendo una experiencia microscópica inscripta en el 

presente por velocidad y materialidad, por su llamar la atención sobre 

lo que es posible experimentar en una sílaba. A la vez, exigen asumir el 

espesor histórico de la lengua y el fantasma constante de su relación 

con el “afuera”, bajo el paradójico gesto de trabajar 

descontextualizando, cruzando archivos, incluso “olvidando”, no 

sabiendo, acumulando distorsión. En su remisión a partículas 

elementales, en su llamado de atención materialista sobre el lenguaje, 

gesto que espacializa y permite ver de qué frágil materia está hecho el 

poema, las reescrituras también se cargan de sentido al máximo y 

oscilan entre la irrisión crítica y la intensi cación pasional 

constituyendo una suerte de estilo mutante, con un conjunto de rasgos 

característicos que, a la vez, se niegan a establecerse del todo.

 

Gerardo Jorge